My favorite liturgical season

We have entered the Holy Season of Lent.  Lent is my favorite liturgical season.  I don’t know about you, but I am often in the spiritual doldrums at this time of the year.  I need a “jump-start” in my spiritual life, and Lent provides that for me.  Prayer, almsgiving, mortifications, confession, and works of charity help as I reconnect to our Loving Savior, who suffered and died for you, for me, for the many.
As I was discerning my episcopal motto after that November 22 phone call from the nuncio, my thoughts returned to my seminary days, when I discerned my personal vocation – the compassionate love of Jesus.  “The Lord surrounds you with love and compassion” (Psalm 103) is a beautiful truth that gives me direction in my priesthood.  
As I reflected on this and other verses about compassion, I woke up one morning with the verse “filled with compassion” in my head.  God had lead me to recall the Lucan story of the Lost Son (Luke 15:11-32).  I then recalled how pivotal Father Henri Nouwen’s book, The Return of the Prodigal Son, had been for me.  I recommend it for Lenten spiritual reading.  The example of the father of the prodigal son gives me direction in my new ministry as your bishop.
I pray that the Lord will renew and bless you this Lent.  I trust that our Heavenly Father will fill you with compassion, that you may better imitate the unconditional, sacrificial love of our Gentle Jesus.  I ask for your prayers, and be assured of my prayers for you and your family.  Thank you for your faithfulness to the Lord this Holy Season of Lent.
Remember, Jesus loves us more than we can ask or imagine.

Mi estación litúrgica favorita

Hemos entrado a la Santa Estación de la Cuaresma.  La Cuaresma es mi estación litúrgica favorita. No se a cerca de ustedes, pero a menudo estoy inactivo durante este tiempo del año. Necesito un “empuje para comenzar en mi vida espiritual, y la Cuaresma me lo ofrece. Oración, limosna, mortificaciones, confesiones y los trabajos de caridad, ayudan mientras me reconecto con el Salvador Amado, quien sufre y murió por ti, o por muchos.
Miestras escogia mi lema espicopal, después de aquella llamada  del 22 de noviembre del nuncio, mis pensamientos regresaron hacia mis días de seminario, cuando escogí mi vocación personal –  el amor compasivo de Jesús. “El Señor les rodea con amor y compasión.” (Salmo 103) es una Hermosa realidad que me da dirección en mi sacerdocio.   
Mientras reflexioné en este y otros versos sobre la compasión, me desperté una mañana con el verso “lleno de compasión” en mi cabeza. Dios me ha llevado a recordar la historia de Lucas sobre el Hijo Perdido (Lucas 15:11-32.) Luego recordé lo que  ha sido para mí el fundamental libro del Padre Henri Nouwen, “El Regreso del Hijo Pródigo”.  Lo recomiendo para la lectura espiritual de Cuaresma. El ejemplo del padre del hijo pródigo me da dirección en mi Nuevo ministerio como su Obispo.
Elevo mis oraciones para que el Señor los renueva y los bendiga en esta Cuaresma. Confio que nuestro Padre Celestial los llene de compasión, que ustedes imiten mejor el amor de sacrificio incondicional de nuestro Gentil Jesús.  Les pido sus oraciones, y estén seguros de mis oraciones por ustedes y sus familia. Gracias por su fidelidad al Señor en esta Santa Estación de la Cuaresma.
Recuerden, Jesús nos ama más de lo que podamos pedir o imaginar.              

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio