How do we pray the way the saints prayed?

    One of you asked me last week how to pray the way the Saints prayed.  He was thinking of St. Teresa of Avila and of St. John of the Cross. 

I should have answered the way an anonymous writer did in the late 14th century.  The writer of the Cloud of Unknowing went to the heart of it.

How can you do contemplative prayer?  I am at a complete loss, he said.  For in all honesty, I must admit I do not know.  All I can say is I pray that Almighty God will teach you himself. (Cloud of Unknowing, Chapter 34)

Every life of prayer is a wonder of two unique, unrepeatable, beings meeting one another, as if for the first time, circling one another, feeling one another out, getting comfortable with one another.  In prayer, you are one such unique being, the Almighty God is the Other.  He wants nothing more than a deep and abiding communion with you.  This is the Adventure he is creating for you.

Any spiritual director is useful in only a limited way.  He can help clear the ground, for you, from his own hard-one experience at clearing the rock-strewn land of his own soul.  He can point out the sins, and the habits, and the rationalizations, and the manipulations, and the games we play: he can point out some of what holds you back from such a communion with God. 

But he cannot live your adventure for you.  You and the Lord must walk that always surprising, and sometimes painful, journey: the two of you, alone with one another.

How do I help you pray like the Saints.  In all honesty, I do not know.  Only God knows, but he will help you come to know, too. 

 

  ‘Como les ayudo a orar como los Santos’ 

 

    Uno de ustedes me pregunto la semana pasada como orar como los Santos.  Él estaba pensando en Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz.

Debí de haber contestado como un escritor anónimo del siglo 14.  El escritor de La Nube de lo Inconsciente fue directo al corazón.

¿Como se puede hacer oración contemplativa?  Estoy completamente perdido, dijo él.  Con toda honestidad, tengo que admitir que no sé.  Todo lo que puedo decir es que el Dios Todopoderoso te lo mostrara el mismo.  (La Nube de lo Inconsciente, Capitulo 34)

Cada vida de oración es una maravilla de dos seres únicos, que se conocen, como por primera vez, que se dan la vuelta, como tanteando el terreno, poniéndose en confianza.  En oración, cada uno de ustedes son uno de esos seres únicos, el Dios Todopoderoso es el Otro.  El solo quiere una comunión profunda y permanente con cada uno de nosotros.  Esta es la Aventura que está creando para cada uno.

Cualquier guía espiritual es útil hasta cierto punto.  Él puede ayudar a despejar el terreno, desde su propia dura experiencia de despejar el terreno pedregoso de su corazón.  Él puede señalar los pecados, los hábitos, lo razonable, las manipulaciones, y los juegos que jugamos: él puede señalar algunas cosas que nos detienen de una tal comunión con Dios.

Pero él no puede vivir la aventura de cada uno.  Cada uno debe caminar ese camino siempre sorprendente, y a veces doloroso, con el Señor: los dos, solos el uno con el otro.

Como les ayudo a orar como los Santos.  Con toda honestidad, no lo sé.  Solo Dios sabe, pero él les ayudara a saber también.