Scroll to bottom to navigate to different departments

‘In the very air we breathe’

 You can meet your neighbor or your God in a Church, or in a Chapel.  You can meet them in a classroom, or in a living room.  You can meet them on a field, or on a street corner.  All these places we can understand. 

St. Paul once suggested another “place,” however, and we have trouble with what he said.  There we will be caught up with them in the clouds, to meet the Lord in the air. (1 Thessalonians 4: 17)  What are we to make of this “place,” this “in the air?”  It is something to conjure with, something to dream on. 

What “is” air, anyway?  We can’t see it.  We can’t smell it.  We can’t taste it.  But we breathe it in and out twelve to eighteen times a minute.  We are moving in it at all times.  Without it, we could not live. 

It is made of atoms and molecules, they say.  Air is that mix of gases surrounding the earth, a blend of nitrogen and oxygen mainly, along with some moisture and some dust.  They have mass and weight because they are material.  They are hitting us at all times, but we feel no pain because they are quite far apart from one another, they are low in density.  They are held in place by earth’s gravity, just as we are. 

Even though material, air thus becomes a gossamer door into what is spiritual.  The air is on the border of matter and spirit.  It “is” that border.  Gases rise above their denser, clumsier, noisier cousins … rocks that are too heavy to lift, and palm trees that stand but cannot walk, and lions that roar before the hunt. 

It is in their thin layer that we meet the Lord and our neighbors, Paul says.  Jesus Christ, material and spiritual, human and divine, He is that border, that meeting place.  There we find faith.  There we find hope. There we find love.  In Him.  He is as everywhere as air.  He is as full of life as air.  He is as full of energy as air.  He is as full of movement as air.  He is as full of wonder as air.  It almost seems he is the very air we breathe.  So, breathe, friends, and meet, and pray.

 

‘Él está tan lleno de sorpresas como el aire’

Usted puede encontrar a su prójimo o a su Dios en una Iglesia, o en una Capilla. Usted puede encontrarlos en un salón de clases, o en una sala. Usted puede encontrarlos en un campo, o en la esquina de una una calle. Todos estos lugares, podemos entenderlo.  

   San Pablo una vez sugirió otro “lugar”, de igual manera, y tenemos dificultad con lo que él dijo.  Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, (1 Tesalonisenses 4: 17)  ¿Qué vamos a hacer de este “lugar”, este “en el aire?” Es algo para admirar, algo para imaginárselo.

   ¿Qué “es” aire, de todas maneras? No podemos verlo. No podemos olerlo. No podemos saborearlo. Pero lo respiramos doce a dieciocho veces por minuto. Nos movemos en él todo el tiempo. Sin él no  podemos vivir. 

   Este está hecho de átomos y moléculas, dicen ellos. Aire es esa mezcla de gases rodeando la tierra, una combinación de nitrógeno y oxígeno principalmente, junto con algo de humedad y algo de polvo. Tienen masa y peso porque son materia. Nos golpean todo el tiempo, pero lo sentimos sin dolor porque están separados uno al otro,  son de baja densidad.  Son sostenidos en un lugar por la gravedad de la tierra, así como estamos nosotros.  

   Aunque  materia dura, el aire sin embargo se convierte en una puerta ténue hacia lo que es espiritual. El aire está al borde de la materia y espíritu. “Es”   ese borde. Los gases se elevan hacia su primos más densos, más desastrosos, más ruidosos…piedras que son muy pesadas para levantar, y árboles de palmas que se sostienen, pero no pueden caminar, y leones que rugen antes de la caza. 

            Es en su fina capa que encontramos al Señor y a nuestro prójimo, dice Pablo. Jesucristo, materia y espíritu, humano y divino, Él es esa frontera, ese lugar de encuentro. Allí encontramos fe.  Allí encontramos esperanza. Allí encontramos amor. En Él . Él está en todas partes como el aire.    Él está tan lleno de vida como el aire. Él está tan lleno de energía como el aire. Él está tan lleno de movimiento como el aire. Él está tan lleno de sorpresas como el aire. Pareciera que el fuera como el mismo aire que respiramos.  Así es que respiren, amigos, reúnanse y oren. 

Prayer, Reflection, Sacrifice

 

 

Some days we are just unsettled and restless.  We are leaden, sad, and heavy.  We can’t work.  We can’t think.  We can’t pray. 
Do we just accept all that as the will of God for us today?  Just grit our teeth, and writhe in pain, and hold on until it passes?  “No,” said St. Ignatius of Loyola.  He urged us to get off the couch, to be up and about, to do something about it.   
Three “somethings,” in fact.   
We should pray, he said, even if we don’t feel like it.  And we usually don’t.  We experience, rather, a sense of helplessness and hopelessness.  We should petition the Lord to remove this desolation from us.  Such turning toward God in prayer counters directly any sense of separation from God.  We should never give up trying to be close to God, who never gives up trying to be close to us.   
We should think, he said, even if we don’t feel like it.  Think especially of those truths of Faith, those words of Scripture, those memories of our own life history, whatever reveals God’s love for us, and so lifts up our heavy hearts. These down days can also make us more aware of the things in us that hold us back from God, more aware than the up days can.  We often fool ourselves in thinking we are wholly His, when we really hold so much back.  We are practiced masters of self-deception.  Knowing this in detail can set us free. 
We should sacrifice, he said, even if we don’t feel like it.  What we want most in any time of desolation is “relief,” and what we do most is to seek that relief in something outside ourselves, some escape into diversion, into busyness, into the media, or into various gratifications that are more or less healthy. We usually run away from God.  We run from communion with him, when that communion gets hard.  What we need most is the courage to deny that fixed habit of running away.  Hence, a suitable sacrifice, known only to you and to God, one that counters the very tendency to flight. 
So, Prayer, Reflection, Sacrifice: three Somethings.  They give us a fighting chance to turn our down times into up times. 

 

Oración, Reflexión, Sacrificio

 

 
Algunos días estamos un poco inestables e inquietos. Estamos agobiados, tristes y pesados. No podemos trabajar. No podemos pensar. No podemos rezar. 

¿Aceptamos todo eso como la voluntad de Dios para nosotros hoy? ¿A caso aprieta usted sus dientes, y se retuerse en dolor, y espera hasta que pase?  “No,”  dice San Ignacio de Loyola. Él nos invita a pararnos del sofá, estar dispuestos a hacer algo sobre eso. Tres “cosas” en efecto. 

Debemos orar, él dijo, aunque no sentimos hacerlo. Y nosotros, usualmente no lo hacemos. Experimentamos, a cambio, un sentido de impotencia y desesperanza. Deberíamos pedirle al Señor que remueva esta desolación de nosotros.  Como dirigirnos hacia Dios en mostradores de oración directamente cualquier sentido de separación de Dios. No debemos nunca darnos por vencidos tratando de estar cerca a Dios, quien nunca se da por vencido para estar cerca de nosotros. 

Debemos pensar, él dijo, aunque no sentimos hacerlo.  Piense especialmente en las verdades de la Fe, aquellas palabras de la Escritura, aquellos recuerdos de nuestra propia historia de vida, lo que sea que revele el amor de Dios por nosotros, y que eleva nuestros corazones pesados. Estos días malos pueden también ponernos más alertas de las cosas en nosotros que nos separan de Dios, más alertas que los dias buenos pudieran hacer. A menudo nos engañamos nosotros mismos pensando que somos totalmente Suyos, cuando realmente retenemos tanto. Somos maestros practicados de la propia decepción.  Sabiendo esto en detalle, puede  liberarnos. 

Debemos sacrificarnos, él dijo, aunque no sentimos hacerlo.  Lo que más queremos en cualquier momento de desolación es “alivio” y lo que más hacemos es buscar ese alivio fuera de nosotros, algún escape, en la diversión, en lo ocupado, en los medios de comunicación, o en varias gratificaciones  que son más o menos saludable.  Usualmente nos alejamos de Dios. Nos alejamos de la comunión con él, cuando esá comunión se vuelve difícil. Lo que más necesitamos es el valor para negar ese hábito fijo de alejarnos.  Por lo tanto, un sacrificio apropiado, conocido sólo por usted y por Dios, uno que cuente cada tendencia a volar. 

Así es que Oración, Reflexión, Sacrificio: tres Cosas. Ellas nos dan la oportunidad para luchar a cambiar nuestros tiempos malos por tiempos buenos. 

 

‘Sing that new song’

Blessed are those whom the Master finds awake when he comes.  Familiarity, repetition, routine, just life itself … these can make our eyelids heavy.  We are often half awake, at best. 

But, we were made to be alert to all that is real.  All knowing begins in the world around us.  But when it comes to the Creator of this world around us, the one who loved us into existence, and to the Redeemer of this world around us, the one who loved us into eternal life, and to gratitude in this world around us, the one thing that is the normal response to each of them: when it comes to these, we doze and nod and tend to miss it all.

They will sing to him a new song, the psalmist said.  It is a new song we must sing.  One never before sung.  One never before heard.  One that draws from the best that is in us.  One that only you can sing. 

The “best” in us?  We normally don’t know very well what to do with our own onlyness, our own uniqueness.  We were never before seen in this world, and we will never again be seen after our death.  We are like snowflakes, and fingerprints.  No two are the same.  No two husbands are the same.  No two wives are the same.  No two children are the same.

There should be no real competition between any two of us.  Each of us competes, in fact, only with himself.  Living (plumbing, wiring, roofing, writing, husbanding, mothering, teaching, priesting, praying), any of these must be developed slowly, during days that drip away slowly.  They develop through trial and error.  They develop through practice.  We must find and follow the deep patterns that are unique to each of us. 

John McPhee, an old writer now, put it this way.  My advice is, never stop battling for the survival of your own unique stamp.  Sing that new song.

 

‘Canten un Nuevo Canto’

Bienaventurados aquellos siervos a quienes el señor los encuentre velando cuando llegue. Familiaridad, repetición, rutina, la vida misma…estos pueden tornar pesados sus párpados. A menudo estamos medio despiertos, a lo más.  

Pero, fuimos creados para estar alertlas a todo lo que es real. Todo lo conocido comienza en el mundo que nos rodea. Pero cuando se refiere al Creador de este mundo alrededor de nosotros, el que nos quiso en la existencia, y hacia el Redentor de este mundo alrededor nuestro, el que nos amó hacia la vida eterna, y hacia la gratitud de este mundo que nos rodea,  la única cosa que es la respuesta normal a cada una de ellas: cuando  esta se acerca, nos adormitamos e inclinamos la cabella y tendemos a perderlo todo .

Ellos le cantarán a él un Nuevo canto, dice el salmista.  Ese es un Nuevo canto que debemos cantar. Uno Nuevo canto nunca cantado antes. Uno Nuevo canto nunca escuchado antes. Un Nuevo canto que atraiga  lo mejor que está dentro de nosotros.  Uno que sólo usted pueda cantar. 

¿Lo “mejor” en nosotros?  Normalmente nosotros no sabemos muy bien que hacer con nuestro propio interior, nuestra propia originalidad. Nunca antes hubieramos visto en este mundo, y  nunca  jamás hubieramos sido vistos después de nuestra muerte. Somos como el copo de nieve, y las huellas digitales. Ninguna de las dos son lo mismo. NInguno de los dos esposos son lo mismo. Ninguna de las dos esposas son lo mismo. Ninguno de los dos hijos son lo mismo.  

No debe haber competencia verdadera entre nosotros dos. Cada uno de nosotros compite, en efecto, solo consigo mismo. Viviendo (plomeria, cables, techando, escribiendo, atendiendo al marido, haciendo el papel de madre, enseñando, siendo sacerdote, orando), cualquiera de estas deben ser desarroladas lentamente, durante los  dias  en que gotee lentamente. Ellos desarrolan verdadera prueba y error. Ellos  se desarrollan por medio de la práctica. Debemos encontrar y seguir los moldes  profundos que son únicos para nosotros.   They develop through practice.  We must find and follow the deep patterns that are unique to each of us. 

John McPhee, un escritor mayor ahora, lo puso en esta manera. Mi consejo es que nunca, se detengan para luchar por la sobrevivencia de nuestro propio y único sello. 

 

How do we pray the way the saints prayed?

    One of you asked me last week how to pray the way the Saints prayed.  He was thinking of St. Teresa of Avila and of St. John of the Cross. 

I should have answered the way an anonymous writer did in the late 14th century.  The writer of the Cloud of Unknowing went to the heart of it.

How can you do contemplative prayer?  I am at a complete loss, he said.  For in all honesty, I must admit I do not know.  All I can say is I pray that Almighty God will teach you himself. (Cloud of Unknowing, Chapter 34)

Every life of prayer is a wonder of two unique, unrepeatable, beings meeting one another, as if for the first time, circling one another, feeling one another out, getting comfortable with one another.  In prayer, you are one such unique being, the Almighty God is the Other.  He wants nothing more than a deep and abiding communion with you.  This is the Adventure he is creating for you.

Any spiritual director is useful in only a limited way.  He can help clear the ground, for you, from his own hard-one experience at clearing the rock-strewn land of his own soul.  He can point out the sins, and the habits, and the rationalizations, and the manipulations, and the games we play: he can point out some of what holds you back from such a communion with God. 

But he cannot live your adventure for you.  You and the Lord must walk that always surprising, and sometimes painful, journey: the two of you, alone with one another.

How do I help you pray like the Saints.  In all honesty, I do not know.  Only God knows, but he will help you come to know, too. 

 

  ‘Como les ayudo a orar como los Santos’ 

 

    Uno de ustedes me pregunto la semana pasada como orar como los Santos.  Él estaba pensando en Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz.

Debí de haber contestado como un escritor anónimo del siglo 14.  El escritor de La Nube de lo Inconsciente fue directo al corazón.

¿Como se puede hacer oración contemplativa?  Estoy completamente perdido, dijo él.  Con toda honestidad, tengo que admitir que no sé.  Todo lo que puedo decir es que el Dios Todopoderoso te lo mostrara el mismo.  (La Nube de lo Inconsciente, Capitulo 34)

Cada vida de oración es una maravilla de dos seres únicos, que se conocen, como por primera vez, que se dan la vuelta, como tanteando el terreno, poniéndose en confianza.  En oración, cada uno de ustedes son uno de esos seres únicos, el Dios Todopoderoso es el Otro.  El solo quiere una comunión profunda y permanente con cada uno de nosotros.  Esta es la Aventura que está creando para cada uno.

Cualquier guía espiritual es útil hasta cierto punto.  Él puede ayudar a despejar el terreno, desde su propia dura experiencia de despejar el terreno pedregoso de su corazón.  Él puede señalar los pecados, los hábitos, lo razonable, las manipulaciones, y los juegos que jugamos: él puede señalar algunas cosas que nos detienen de una tal comunión con Dios.

Pero él no puede vivir la aventura de cada uno.  Cada uno debe caminar ese camino siempre sorprendente, y a veces doloroso, con el Señor: los dos, solos el uno con el otro.

Como les ayudo a orar como los Santos.  Con toda honestidad, no lo sé.  Solo Dios sabe, pero él les ayudara a saber también. 

 

 

A shining dew drop

I don’t remember when I saw dew for the first time.  But it must have marked me deeply.  For it has always stopped me short each time I’ve seen it since. 

Now and again the temperature is just right, that dewpoint comes.  Now and again the silent natural marvel is there before we know it.  Now and again, the sparkle of a mere drop will catch an eye, will cause you to stop what you are doing, to come closer, to drink in this beautiful thing.  Each quivering drop will take you out of yourself … into something delightful, into something bigger, into something more mystery-laden.

That’s why the Liturgy used this daily fact of condensation to describe the coming of the Lord, the mystery of the Incarnation. 

Rorate coeli desuper, we sing each Advent, Drop down dew, ye heavens from above.

He did this once and for all in the Incarnation, and he does this daily in this humbler way, in this forming of the dew.  He is a great and hidden heaviness all around us, like the moisture in our air.  And in the Incarnation, he left a shining drop in our world, a mere droplet, really.  We delight in seeing it.  We are fascinated by it.  We can’t move away from it. 

But, it sends us though, in a way.  That too is one of its effects.  The mere sight awakens a desire, a drive, to share it with others.  We have to tell someone.  We have to show someone.  It is too beautiful to pass unseen and unknown.  We fail somehow if we do not tell its story.  Woe to me, Saint Paul said, if I do not preach that secret revelation, that drop the Lord showed him. 

He did this once and for all, and he does this daily, for those with eyes to see.  He comes as wet-in-the-air you can feel, even when you cannot see it.  He comes as a tiny trace on a blade of grass, that scintillating drop, delicate, magical, telling a story without saying a word.   

hUna gota de rocío brillante

No recuerdo cuando vi por primera vez un rocío de agua (cuando el vapor (neblina) en el aire se convierte en un rocío de agua).  Pero me ha de ver impresionado mucho, porque cada vez que lo veo me deja sin aliento.

De vez en cuando la temperatura esta apenas bien, y ese punto de condensación llega.  De vez en cuando esa maravilla natural y silenciosa llega de repente.  De vez en cuando, la chispa de una sola gota llama tu atención, causa que dejes de hacer lo que estás haciendo, que te acerques a beber de esa cosa maravillosa.  Cada gota te estremece… y te lleva hacia algo encantador, hacia algo más grande, hacia algo lleno de misterio.

Por eso la Liturgia usa este hecho de la condensación para describir la venida del Señor, el misterio de la Encarnación.  Rorate coeli desuper, cantamos cada Adviento, Que los cielos manden de lo alto, como lluvia. 

El hizo esto de una vez por todas en la Encarnación, y lo hace a diario de esta forma más sencilla, en la creación de este rocío de agua.  Él es una oculta y gran densidad entre nosotros, como la humedad en el aire.  Y en la Encarnación, el dejo una brillante gota en nuestro mundo, una sola gota.  Y nos deleitamos viéndola.  Nos fascina.  No podemos alejarnos de ella.

Pero de una forma, nos envía.  Ese también es uno de sus efectos.  Solo con verla despierta un deseo, una fuerza de compartirla con los demás.  Tenemos que decirle a alguien.  Tenemos que mostrarle a alguien.  Es demasiado bella para dejarla pasar sin que sea vista o conocida.  De alguna forma fracasamos si no contamos su historia.  Pobre de mí, dice San Pablo, si no proclamo el Evangelio, la gota que el Señor le mostro.

Hizo esto de una vez por todas, lo hace cada día, para aquellos con ojos que quieran ver. El viene como esa humedad en el aire que puedes sentir, hasta cuando no la puedes ver.  Viene como ese pequeño rastro en el pasto, esa brillante gota, delicada, mágica, contando una historia sin decir una palabra.  

Bishop Emeritus Ronald M. Gilmore
Bishop Emeritus
Ronald M. Gilmore

Ordained & Installed
Bishop of Dodge City
July 16, 1998

 

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio