Scroll to bottom to navigate to different departments

‘… What might have been’

Our prayer waxes, and it wanes.

Today we have a sense of His presence, tomorrow we have a sense of His absence.  This pattern appears and reappears, again and again, over all the seasons of our lives. 

   When this sense of His absence is particularly strong, the temptation to lose our nerve is also very strong.  When discouragement sets in, we are tempted to give up praying altogether.  And that is the very thing we should never do.  Stay at it, stay with it, especially at these times.

   What happens is that many do give up, but in a half-hearted way.  They do not stop praying altogether, but they do settle for a level of mediocrity that is comfortable for them.  They find a way in which they can live and serve, without being too much disturbed by others, and without being too much disturbed by their own weaknesses.  They do serve Him, but only within the limits they themselves set.  They do give the Lord something.  But it is not what He really wants from them.  They like to bargain with God.  But it is surrender He wants, not negotiation. 

   Is this a bad thing?  Probably not.  Not entirely, at any rate.  There is still a genuine love of the Lord there, and He will bless them for what little they have been able to give of themselves.  But, if it is not bad, it is still sad: for the persons themselves, for their families, for their communities. 

   He called them for something special, something only they could do, and, there is the sadness of what might have been.

 

‘...Que pudo haber sido’

   Nuestras Oraciones aumentan y disminuyen.

Hoy tenemos la sensación de su presencia, mañana tenemos un sentido de su ausencia. Este patrón aparece y reaparece, una y otra vez, en todas las estaciones de nuestra vida.

   Cuando este sentido de su ausencia es particularmente fuerte, también es muy fuerte la tentación de perder nuestros nervios. Cuando el desaliento se establece, somos tentados a dejar de orar en conjunto. Y eso es lo que nunca debemos hacer. Quedarse en él, permanecer con él, especialmente en estos tiempos.

   Lo que pasa es que muchos se dan por vencidos, pero de manera poco entusiasta. No dejen de orar en conjunto, pero se conforman con un nivel de mediocridad que es cómodo para ellos. Encuentran una forma en la que puedan vivir y servir, sin ser molestados demasiado por los demás y sin ser molestados demasiado por sus propias debilidades. Ellos le sirven a él, pero sólo dentro de los límites que ellos mismos se fijan. Dan al Señor algo. Pero no lo que realmente él quiere de ellos. Les gusta negociar con Dios. Pero lo que él quiere es la entrega, no negociación.

   ¿Es esto algo malo? Probablemente no. No totalmente, en cualquier caso. Todavía hay allí un amor genuino del Señor, y él los bendecirá de lo poco que han podido darse de sí mismos. Pero, si no es malo, todavía es triste: para las personas mismas, para sus familias, para sus comunidades.

   Él los llamó para algo especial, algo que sólo ellos pudieran hacer y, está la tristeza de lo que pudo haber sido.

 

 

 

‘Alive from within’

When I was in the second grade, we spent the winter preparing to receive our First Communion in the spring. 

One day we put the class and the books and the talk aside, and went over to the Church.  From the sacristy, the Sister brought out a bowl filled with small white wafers.  She was going to show us the bread used at Mass, the bread for the Eucharist. 

She wanted us to see the hosts, to touch them, to hold them, and, above all to taste them.  They were smooth to the touch, incredibly light and airy, and they bore the marks of the machines that helped make them.  They were dry in the mouth, and brittle against the teeth, and without taste, and hard to swallow, as I recall. 

Still, we knew (she would not let us miss this point) that they were to be changed during the Mass, through the power of the word of a priest, changed into the body and blood of Christ.  Something would come to them from without that would change them from within.

Whether by design, or by luck, or by both, the lights in my private chapel today do unearthly things, and they take me back those nearly seventy years.

When I celebrate Mass there early in the morning, the offertory halts my wandering attention.  The paten raised in prayer fairly jumps with light, usually forcing my eyes to close.  The chalice raised in prayer is alive with light, all around the gold rim, and in the dark red of the trembling wine. 

When I raise the host for the consecration, the light shines right through the thin wafer, filling it with itself, making it come alive from within.  When I raise the chalice for the consecration, the light flashes around the sides of the cup, playing, dancing, on the surface of the wine, as though it too was alive from within. 

Unearthly things, I say.  And I am a boy again, in a church with a bowl, and a host, and a Mystery that never goes away.  

 

‘Vida desde dentro’

Cuando estaba en Segundo de primaria, nos pasamos el invierno preparándonos para recibir nuestra Primera Comunión en la primavera.

Un día pusimos nuestra clase, los libros y el discurso a un lado, y fuimos a la Iglesia.  Desde la sacristía, la Hermana trajo un recipiente lleno de hostias.  Nos iba a mostrar el pan que se usaba en la Misa, el pan para la Eucaristía.

Quería que viéramos las hostias, que las tocáramos, y sobre todo que las probáramos.  Se sentían suaves al tacto, increíblemente ligeras, y tenían las marcas de las maquinas que ayudaron a hacerlas.  Se sentían secas en la boca, quebradizas ante los dientes, sin sabor, y difícil de tragar, según me acuerdo.

Sin embargo, sabíamos (ella no dejo que este punto se nos pasara) que en la Misa iban a ser transformadas, por medio del poder de la palabra de un sacerdote, transformadas al cuerpo y la sangre de Cristo.  Algo fuera de ellas entraría y las transformaría por dentro.

A lo mejor por diseño, por suerte, o por las dos cosas, las luces en mi capilla privada hoy hacen cosas que no son terrenales, y me llevan hacia atrás casi setenta años.

Cuando celebro Misa ahí temprano en la mañana, el ofertorio pone un alto a mi atención distraída.  La patena levantada en oración deslumbra luz, usualmente tengo que cerrar mis ojos.  El cáliz levantado en oración está vivo con luz, todo alrededor de su borde de oro, y en el rojo obscuro del vino.

Cuando levanto la hostia para la consagración, la luz resplandece a través de la hostia, llenándola con sí misma, haciendo que tenga vida desde dentro.  Cuando levanto el cáliz para la consagración, la luz alumbra alrededor de la copa, jugando, bailando, en la superficie del vino, como si también estuviera vivo desde dentro. 

Cosas que no son terrenales, digo yo.  Y soy un niño otra vez, en una iglesia con un recipiente, con una hostia, y un Misterio que nunca se va. 

In gratitude for teachers

  

Come with me today, come back, to the classrooms of your youth.

Come back to how small you were, to how big the world was, to how little you knew, to how scared you were, to how confused you were.  There were things to be learned, but you knew nothing about them.  You did not know what an impossible thing you were about to do.

Come back to the adults who peopled those wide halls and those large, busy rooms.  Back especially to that man, that woman, graced with the call and the name of “Teacher.”  You felt their interest.  You felt their welcome.  You felt their warmth.  You did not know what an impossible thing they were about to do for you. 

The teacher is like the farmer, you see.  He … She … They are engaged with something bigger than they are.  The farmer can clear and prepare the ground.  He can plant the seed, and water it and feed it.  But he cannot make the wheat grow: larger forces are required for that.  The teacher can clear and prepare the ground.  He can introduce you to letters and numbers, to reading and counting, to praying, to thinking, to all the arts and sciences, but she cannot make you learn: larger forces are required for that. 

Teachers pour themselves out in their teaching.  They open new worlds for you.  They spin, and they dazzle, and they delight. They are performance artists, our teachers are, hard at work in their classroom-become-stage, clown, and acrobat, lion-tamer and dancer, rock star and Moses on the Mountain.  When the bell rings, they have nothing left to give, they are utterly spent.   

Come today, back, with me.  You cannot help being grateful for the changing and the shaping you received in those long ago days.  You cannot help being grateful for those magicians you called teachers. 

 

‘No pueden más que estar agradecidos por ... maestros’

    Vengan conmigo hoy, regresen, a las aulas de clase de la Juventud.

Regresen a lo que tan pequeño fueron, a lo que tan grande fue el mundo, a lo poquito que  sabian, a lo que tan asustado eram, a lo tan confuso que eran. Habian cosas que aprender, pero no sabian nada sobre ellas. No sabian que cosa imposible estaban por hacer. 

Regresen a los adultos, que llenaron aquellos salones amplios y aquellos  grandes salones ocupados. Regresen especialmente a aquel hombre, aquella mujer, agraciados con el llamado y el nombre de “Maestro.” Ustedes llenaron su interés. Ustedes llenaron su bienvenida. Ustedes llenaron su calidez.  Ustedes no sabian que cosa imposible estaban por hacer. 

El maestro es como el granjero, que ven. Él…Ella…Ellos están comprometidos con algo más grande de lo que ellos son. El granjero puede despejar y preparar el terreno.  Puede plantar la semilla, regarla y alimentarla. Pero el no puede hacer el trigo crecer: fuerzas mayoers se requieren para eso.  El maestro puede despejar y preparar el terreno. El puede presentarlos ante letras y números, a leer y contar, a rezar, a pensar, a todo el arte y las ciencias, pero no puede hacerlos que aprendan: fuerzas mayores son requeridas para eso. 

Los maestros entregan sus propios corazones en su enseñanza. Ellos abren nuevos mundos para ustedes. Ellos hacen girar, ellos brillan, y ellos deleitan. Ellos son artistas de presentaciones, nuestros maestros lo son, duros al trabajo en sus salones de clases a convertirse en escenarios, payaso, y acróbata, y domadores de leones, y bailarines, y estrellas de rock, y Moisés en la Montaña. Cuando la campana suena, no les queda nada por dar,  ellos ya sean vaciado completamente.

Vengan ahora, de regreso, conmigo.  No pueden más que estar agradecidos por el cambio y la forma-ción que recibimos tantos años atrás.  No pueden más que estar agradecidos por aquellos magos que llamaban maestras y maestros. 

 

 

Show-and-tell

 Our children have always had it right.  They know they have to “show” first, and then they can “tell.”  It is amazing how often we adults forget this.   

Jesus never forgot it.  He announced the Kingdom, and he made the Kingdom. He said the Kingdom, and he showed the Kingdom.  He came to restore a fallen world, to remake a fallen humanity, he came to heal wounded women and men.  He said what he had to say by showing what he had to say.  He mastered the art of show-and-tell, apparently, in some long-ago room of a Nazareth Kindergarten.  From then on, he was all about Show-Say.

And those who follow him?  Why would it be any different for them?  We must be about doing what he did.  We must be about saying what he said.  The old Masters called it the Imitation of Christ.  We must be living the love of the Father that he preached.  We must be living the love of the neighbor, too.  In our own little homes, we must be doing these things, in our own little works, in our own little lives.  Doing is the best way of saying.

Action is the only way.  Concrete, selfless, other-centered, action is always the test of what we believe.  The Ten Commandments of the Old Testament are called for.  The two Great Commandments of the New Testament are called for.  The practical Works of Mercy are called for.  Not just thoughts about them, not just words about them, … actions … are called for. 

Our faith is all about show-and-tell, friends.  That’s the way Jesus worked.  Shelter in him, if you would Show-Say like him. 

 

Mostrarlo y hablar

Nuestros hijos siempre lo han tenido bien.  Saben que deben “mostrarlo” primero, y después pueden “hablar” sobre ello.  Es sorprendente con tanta frecuencia nosotros como adultos nos olvidamos de esto.

Jesús nunca lo olvido.  El anuncio el Reino, y también creo el Reino.  Él dijo Reino, y mostro el Reino.  El vino a restaurar un mundo caído, a hacer de nuevo una humanidad caída, vino a sanar a hombres y mujeres heridos.  Él dijo lo que tenía que decir mostrando lo que tenía que decir.  Aparentemente, el dominaba el arte de mostrar y hablar, en un salón de Kínder en Nazaret hace mucho tiempo.  Desde entonces, para el todo se trataba de Mostrar y Decir.

¿Y aquellos que lo siguen?  ¿Porque debería de ser diferente para ellos?  Debemos de hacer lo que él dijo.  Debemos de hablar lo que él dijo.  Los antiguos Maestros lo llamaban la Imitación de Cristo.  Debemos de estar viviendo el amor del Padre que el predico.  Debemos de estar viviendo el amor al prójimo, también.  En nuestros pequeños hogares, debemos de estar haciendo estas cosas, en nuestras pequeñas obras, en nuestras pequeñas vidas.  Haciendo es la mejor manera de decirlo.

Acción es la única manera.  Concreta, desinteresada, centrada en los demás, acción es siempre la prueba de lo que creemos.  Los Diez Mandamientos del Antiguo Testamento son requeridos.  Los dos Grandes Mandamientos del Nuevo Testamento son requeridos.  Las Obras de Misericordia son requeridas.  No solo pensamientos sobre esto, no solo palabras, … acciones… son requeridas.

Amigos y amigas, nuestra fe se trata de mostrar-y-hablar.  Esa es la manera en que Jesús trabajaba.  Refúgiense en el, si deben de Mostrar y Decir como él. 

 

It comes, the glow, and it goes


It comes, the glow, and it goes.

The glow of Christmas was still upon us, when we began seeing other things.  We saw the first martyr, Stephen, hurt by hate, prone among the stones.  We saw the innocent children, dead by Herod’s fear, their mothers prone from grief. 

The glow of Christmas was still upon us, when we began hearing other words.

We heard the 1st letter of John: If we say we are free from sin, we are liars, the truth is not in us.  And John again: If we claim we have known him without keeping his commandments, we are liars.  And John again: One who claims to be in the light, hating his brother all the while, is in darkness even now.

This is the Liturgy working upon us in its usual quiet way.  Gently, but firmly, it touches us awake.  We sleep through Christmas, most of us.  We go through the motions only.  The real Christmas eludes us, we no longer hear its voice, we no longer stir to its challenges. 

The Liturgy makes sure we do not miss the grittier feel of Christmas things.  It reminds us that Christ was born to save us from our sins, and that this will be the work of a lifetime for you and for me.  It reminds us of the hundred ways we deceive ourselves, and of how they change forms when they are found out.  It reminds us that Gabriel’s word to Mary was a “word in waiting:” it waited for her ‘yes’ then, even as it waits for our ‘yes’ now.  The Liturgy insists that we see the whole picture when we see the Infant in a manger. 

It comes and it goes, the glow, but (thanks to the Liturgy) it can, and it does, … somehow … stay.  

 

Viene, el resplandor, y se va

 

Viene, el resplandor, y se va.

El resplandor de la Navidad todavía estaba sobre nosotros, cuando empezamos a ver otras cosas.  Vimos al primer mártir, Esteban, herido por odio, postrado entre las piedras.  Vimos a los niños inocentes, muertos por el miedo de Herodes, sus madres llenas de dolor.  

El resplandor de la Navidad todavía estaba sobre nosotros, cuando empezamos a escuchar otras palabras.  Escuchamos la primera carta de Juan: Si decimos que no tenemos pecado, nos estamos engañando a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.  Y Juan otra vez: Si alguien dice: Yo lo conozco, pero no guarda sus mandatos, ese es un mentiroso y la verdad no está en él.  Y Juan una vez más: Si alguien piensa que está en la luz mientras odia a su hermano, esta aun en las tinieblas. 

Esta es la Liturgia trabajando sobre nosotros de una manera muy sutil.  Con ternura, pero firme, su toque nos despierta.  La mayoría de nosotros, se pasa la Navidad durmiendo.  Solamente siguiendo las formalidades y costumbres.  La verdadera Navidad nos escapa, ya no escuchamos su voz, ya no nos mueve sus retos. 

La Liturgia se asegura que no se nos pasen las cosas con más substancia de la Navidad.  Nos recuerda que Cristo nació para salvarnos de nuestros pecados, y que este será el trabajo de toda una vida para ti y para mí.  Nos recuerda las tantas maneras en las que nos engañamos, y como cambian de forma cuando las descubrimos.  Nos recuerda que la palabra de Gabriel a María era una” palabra en espera:” espero su ‘si’, aun cuando espera nuestro ‘si’ ahora.  La Liturgia insiste que vemos todo el panorama cuando vemos al pequeño en el pesebre.

Viene y se va, el resplandor, pero (gracias a la Liturgia) puede, y de hecho lo hace… se queda… de alguna manera. 

Bishop Emeritus Ronald M. Gilmore
Bishop Emeritus
Ronald M. Gilmore

Ordained & Installed
Bishop of Dodge City
July 16, 1998

 

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio