Scroll to bottom to navigate to different departments

How do we pray the way the saints prayed?

    One of you asked me last week how to pray the way the Saints prayed.  He was thinking of St. Teresa of Avila and of St. John of the Cross. 

I should have answered the way an anonymous writer did in the late 14th century.  The writer of the Cloud of Unknowing went to the heart of it.

How can you do contemplative prayer?  I am at a complete loss, he said.  For in all honesty, I must admit I do not know.  All I can say is I pray that Almighty God will teach you himself. (Cloud of Unknowing, Chapter 34)

Every life of prayer is a wonder of two unique, unrepeatable, beings meeting one another, as if for the first time, circling one another, feeling one another out, getting comfortable with one another.  In prayer, you are one such unique being, the Almighty God is the Other.  He wants nothing more than a deep and abiding communion with you.  This is the Adventure he is creating for you.

Any spiritual director is useful in only a limited way.  He can help clear the ground, for you, from his own hard-one experience at clearing the rock-strewn land of his own soul.  He can point out the sins, and the habits, and the rationalizations, and the manipulations, and the games we play: he can point out some of what holds you back from such a communion with God. 

But he cannot live your adventure for you.  You and the Lord must walk that always surprising, and sometimes painful, journey: the two of you, alone with one another.

How do I help you pray like the Saints.  In all honesty, I do not know.  Only God knows, but he will help you come to know, too. 

 

  ‘Como les ayudo a orar como los Santos’ 

 

    Uno de ustedes me pregunto la semana pasada como orar como los Santos.  Él estaba pensando en Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz.

Debí de haber contestado como un escritor anónimo del siglo 14.  El escritor de La Nube de lo Inconsciente fue directo al corazón.

¿Como se puede hacer oración contemplativa?  Estoy completamente perdido, dijo él.  Con toda honestidad, tengo que admitir que no sé.  Todo lo que puedo decir es que el Dios Todopoderoso te lo mostrara el mismo.  (La Nube de lo Inconsciente, Capitulo 34)

Cada vida de oración es una maravilla de dos seres únicos, que se conocen, como por primera vez, que se dan la vuelta, como tanteando el terreno, poniéndose en confianza.  En oración, cada uno de ustedes son uno de esos seres únicos, el Dios Todopoderoso es el Otro.  El solo quiere una comunión profunda y permanente con cada uno de nosotros.  Esta es la Aventura que está creando para cada uno.

Cualquier guía espiritual es útil hasta cierto punto.  Él puede ayudar a despejar el terreno, desde su propia dura experiencia de despejar el terreno pedregoso de su corazón.  Él puede señalar los pecados, los hábitos, lo razonable, las manipulaciones, y los juegos que jugamos: él puede señalar algunas cosas que nos detienen de una tal comunión con Dios.

Pero él no puede vivir la aventura de cada uno.  Cada uno debe caminar ese camino siempre sorprendente, y a veces doloroso, con el Señor: los dos, solos el uno con el otro.

Como les ayudo a orar como los Santos.  Con toda honestidad, no lo sé.  Solo Dios sabe, pero él les ayudara a saber también. 

 

 

A shining dew drop

I don’t remember when I saw dew for the first time.  But it must have marked me deeply.  For it has always stopped me short each time I’ve seen it since. 

Now and again the temperature is just right, that dewpoint comes.  Now and again the silent natural marvel is there before we know it.  Now and again, the sparkle of a mere drop will catch an eye, will cause you to stop what you are doing, to come closer, to drink in this beautiful thing.  Each quivering drop will take you out of yourself … into something delightful, into something bigger, into something more mystery-laden.

That’s why the Liturgy used this daily fact of condensation to describe the coming of the Lord, the mystery of the Incarnation. 

Rorate coeli desuper, we sing each Advent, Drop down dew, ye heavens from above.

He did this once and for all in the Incarnation, and he does this daily in this humbler way, in this forming of the dew.  He is a great and hidden heaviness all around us, like the moisture in our air.  And in the Incarnation, he left a shining drop in our world, a mere droplet, really.  We delight in seeing it.  We are fascinated by it.  We can’t move away from it. 

But, it sends us though, in a way.  That too is one of its effects.  The mere sight awakens a desire, a drive, to share it with others.  We have to tell someone.  We have to show someone.  It is too beautiful to pass unseen and unknown.  We fail somehow if we do not tell its story.  Woe to me, Saint Paul said, if I do not preach that secret revelation, that drop the Lord showed him. 

He did this once and for all, and he does this daily, for those with eyes to see.  He comes as wet-in-the-air you can feel, even when you cannot see it.  He comes as a tiny trace on a blade of grass, that scintillating drop, delicate, magical, telling a story without saying a word.   

hUna gota de rocío brillante

No recuerdo cuando vi por primera vez un rocío de agua (cuando el vapor (neblina) en el aire se convierte en un rocío de agua).  Pero me ha de ver impresionado mucho, porque cada vez que lo veo me deja sin aliento.

De vez en cuando la temperatura esta apenas bien, y ese punto de condensación llega.  De vez en cuando esa maravilla natural y silenciosa llega de repente.  De vez en cuando, la chispa de una sola gota llama tu atención, causa que dejes de hacer lo que estás haciendo, que te acerques a beber de esa cosa maravillosa.  Cada gota te estremece… y te lleva hacia algo encantador, hacia algo más grande, hacia algo lleno de misterio.

Por eso la Liturgia usa este hecho de la condensación para describir la venida del Señor, el misterio de la Encarnación.  Rorate coeli desuper, cantamos cada Adviento, Que los cielos manden de lo alto, como lluvia. 

El hizo esto de una vez por todas en la Encarnación, y lo hace a diario de esta forma más sencilla, en la creación de este rocío de agua.  Él es una oculta y gran densidad entre nosotros, como la humedad en el aire.  Y en la Encarnación, el dejo una brillante gota en nuestro mundo, una sola gota.  Y nos deleitamos viéndola.  Nos fascina.  No podemos alejarnos de ella.

Pero de una forma, nos envía.  Ese también es uno de sus efectos.  Solo con verla despierta un deseo, una fuerza de compartirla con los demás.  Tenemos que decirle a alguien.  Tenemos que mostrarle a alguien.  Es demasiado bella para dejarla pasar sin que sea vista o conocida.  De alguna forma fracasamos si no contamos su historia.  Pobre de mí, dice San Pablo, si no proclamo el Evangelio, la gota que el Señor le mostro.

Hizo esto de una vez por todas, lo hace cada día, para aquellos con ojos que quieran ver. El viene como esa humedad en el aire que puedes sentir, hasta cuando no la puedes ver.  Viene como ese pequeño rastro en el pasto, esa brillante gota, delicada, mágica, contando una historia sin decir una palabra.  

‘Here I am, lord...’

Here I am, Lord, I come to do your will.
That was how Mark Brantley and Jacob Schneider came to be ordained priests of Jesus Christ for the Diocese of Dodge City on 3 June 2017.

I need not tell you how important it is to pray for them.  Without that, they will not be able to come, and to go, and to do His will.  When you pray, ask the Lord to enlarge their hearts.  He did that once for St. Philip Neri.

Attracted to the Catacomb of Saint Sebastian in Rome, Philip spent hours there in the darkness and the silence.  Asking the Spirit for his gifts one day near Pentecost in 1544, there appeared to him a globe of fire, which entered his mouth, and lodged in his breast.  Overcome by the heat of the experience, he fell to the ground, and he felt by the side of his heart a swelling as big as a man’s fist.  Once surprised and felled, by this fire of love, it never left him all the rest of his years. 

In this life, we know God more by loving Him (an act of will), than by seeing Him (an act of intellect).  This is what played out with St. Philip: he was enlarged by a sudden impulse of divine love, and he responded to it.  This is what made him the Amabile Santo he became, the Third Apostle of Rome, the Lovable Saint.

May the Lord do the same for our new priests. There is too much noise in our Church today, too much arguing, too much clinging to stubborn opinion, too much division.  Heart is what we now need, not Head.  Large hearts, not more hard heads. 

Through the intercession of St. Philip, may the Lord give them that mystic enlargement of heart.  It will be good for them, and for all our Church.

 

 ‘Aquí estoy, Señor...’

 

Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad.

Así fue como Mark Brantley y Jacob Schneider vinieron a ser ordenados sacerdotes de Jesucristo para la Diócesis de Dodge City el 3 de junio del 2017.

No necesito decirles lo importante que es orar por ellos.  Sin la oración, no podrán venir, y después ir, y hacer su voluntad.  Cuando hagan oración, pídanle al Señor que inflame sus corazones. El hizo eso por San Felipe Neri.

Atraído por las Catacumbas de San Sebastián en Roma, Felipe paso horas ahí en la obscuridad y en el silencio.  Un día ya cerca de Pentecostés en 1544, pidiéndole al Espíritu sus dones, ahí se le apareció una esfera de fuego, que entro a su boca, y se refugió en su pecho.  Conmovido por el fuego de la experiencia, se arrodillo y sintió al lado de su corazón una hinchazón del tamaño del puño de un hombre.  Al principio sorprendido, y postrado, por este fuego de amor, nunca lo dejo por el resto de sus años.

En esta vida conocemos a Dios más amándolo (un acto de voluntad), que mirándolo (un acto de intelecto).  Esto es lo que paso con San Felipe: se inflamo por un impulso de amor divino, y el respondió.  Esto es lo que lo convertido en el Amabile Santo, Tercer Apóstol de Roma, el Santo Adorable. 

Que el Señor haga lo mismo por nuestros nuevos sacerdotes.  Hay mucho ruido, en nuestra Iglesia el día de hoy, mucha discusión, mucho aferrarse a opiniones tercas, mucha división.   Corazón es lo que necesitamos ahora, no Cabeza.  Corazones inflamados, no cabezas duras.

Por medio de la intercesión de San Felipe, que el Señor les de esa inflamación de corazón mística.  Sera bueno para ellos, y para toda nuestra Iglesia. 

‘Wait for the pearls...’

 

Ordinarily, we spend too much time with the string, and too little time with the pearls.  That’s why thick commentaries on the Gospels so often leave us cold: too much string. 

Take St. John’s “I go to prepare a place for you.”  (John 14: 1-6)  Many take that to mean that Jesus has gone somewhere, to work on something, something altogether outside of us: to remodel a room, perhaps, to rearrange walls, to change the furniture.  They do that almost without thinking.  But that cannot be right.  Instead of looking outside, we should be looking inside. 

He must “go,” so that our very missing-of-him will build steadily.  He must “go,” so that our mind and heart will be stretched wide and wider for him.  He must “go,” so that our Faith will slough off its skin, be purified, be deepened for him. 

He must “go,” so that this absence will turn into the presence of the real God, the God as he is, beyond all our sensing, thinking, and imagining, the God in himself, the God who is Love, the God who made us for communion with him, and with those around us. 

It ends … all this building, this stretching, this purifying, and this deepening … it ends only when he has made us as ready as we can ever be.  “We” are the place he is preparing, don’t you see?  “We” are the stuff he is removing, the disordered desires that are keeping us from him.  “We” are his hidden work within us, this  slow pearl-making that is the story of our lives.

Pearls, friends … wait for the pearls. 

‘...Esperen las perlas’

 

Por lo regular, pasamos mucho tiempo enfocándonos en la cadena, y no el tiempo suficiente en las perlas.  Por eso, comentarios muy densos sobre los Evangelios a veces nos dejan fríos: demasiada cadena.

Por ejemplo, el Evangelio de San Juan dice “voy a prepararles un lugar.” (Juan 14:2) Muchos toman esto como que él se ha ido a algún lugar, para trabajar en algo, algo completamente fuera de nosotros: para renovar una habitación, tal vez, para mover paredes, para cambiar los muebles.  Hacen esto casi sin pensar.  Pero eso no puede estar correcto.  En lugar de mirar hacia afuera, debemos mirar hacia adentro.

Se debe “ir,” para que nosotros lo vayamos extrañando cada día más.  Se debe “ir,” para que nuestra mente y corazón se puedan estirar más y más para él.  Se debe “ir,” para que nuestra Fe pueda desechar su piel, se pueda purificar, se pueda profundizar.

Se debe “ir,” para que esta ausencia se pueda convertir en la presencia del verdadero Dios, el Dios como es, mas allá de nuestro entendimiento, pensamiento, e imaginación, el Dios en sí mismo, el Dios que es amor, el Dios que nos creó para la comunión con él y con las personas a nuestro alrededor.

Todo esto termina… esta construcción, este estirón, esta purificación, y este profundizar… termina solamente cuando ya nos ha preparado lo mas que ha podido.  “¿Nosotros” somos el lugar que está preparando, no lo pueden ver?  “Nosotros” somos las cosas que está renovando, los deseos desorientados que nos apartan de él.  “Nosotros” somos su trabajo oculto dentro de nosotros, esta creación lenta de una cadena de perlas que es la historia de nuestras vidas.

Las perlas, amigos/as… esperen las perlas. 

‘If you have seen me, you have seen my Father also’

What are you, anyway?  25, 55, 75 years old?  You have been around, you have seen a lot.  You are old enough to know better, I suspect.

  So were the Apostles, I suspect, the two of them we celebrated yesterday, Saints Philip and James.  Philip was among the very first-called, after all.  He had been with Jesus the longest. 

    If anyone should know better, it was Philip.  The Liturgy of the Hours told us yesterday that “they will always remember your name, O Lord.”  No matter what happened to them, they would never forget the one who made them, the one who called them.  But they did, didn’t they, scatter and run when the Hour had come.  They did forget. 

    If they ever knew, to begin with.  After the initial fascination with Jesus, after days, and months, and years with him, old Philip could blurt out a dumb thing: “Lord, show us the Father, and that will be enough for us.”  He forgot, if he ever even knew.

    “Have I been with you all this time, Philip, and still you do not know me?”  There is frustration in Jesus’ words, and exasperation, and weariness, and hurt.  What more could he have taught the Twelve?  What more would it take to get through to them?  “If you have seen me, you have seen my Father also.”  After all I have said, all I have done, can you still not understand that central fact?

    He was old enough to know better.  He had been with Jesus long enough to know better.  But in the crucial hour, he could not remember, he could but forget. 

    There may be hope, then, for you and for me. 

 

‘El que me ve a mi ve al Padre’

Y a todo esto, que edad tienen?  25, 55, 75 años?  Ya han recorrido la cuadra, ya han visto mucho.  Sospecho, que ya tienen edad para saber mejor.

Sospecho, que también los Apóstoles, dos de ellos los celebramos ayer, los Santos Felipe y Santiago.  Después de todo, Felipe fue uno de los primeros llamados.  Había estado con Jesús por más tiempo.

Si alguien debería saber mejor, era Felipe.  La Liturgia de las Horas ayer decían que “alabaremos tu nombre por siempre jamás.”  No importa lo que les pasara a ellos, nunca olvidarían a aquel que los creo, a aquel que los llamo.  Pero si lo hicieron, verdad, se dispersaron y corrieron cuando la Hora llego.  Si olvidaron.

Para empezar, quien sabe si alguna vez supieron.  Después de su fascinación inicial con Jesús, después de días, y meses, y años con él, el viejo Felipe podía decir una tontería como esta: “Señor, muéstranos al Padre, y eso nos basta” (Juan 14:8).  Se le olvido, si es que alguna vez supo.

“Hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces, Felipe?” (Juan 14:9).  Hay frustración en las palabras de Jesús, exasperación, cansancio, y dolor.  ¿Qué más les pudo haber enseñado a los Doce?  ¿Qué más tenía que hacer para poder hacerlos entender?  “El que me ve a mi ve al Padre.”  ¿Después de todo lo que he dicho, después de todo lo que he hecho, no pueden entender esto?

Ya tenía la edad para saber mejor.  Había estado con Jesús el tiempo suficiente para saber mejor.  Pero en la hora de la verdad, no lo recordó, solo olvido. 

Entonces, a lo mejor todavía hay esperanza para ti y para mí.

Bishop Emeritus Ronald M. Gilmore
Bishop Emeritus
Ronald M. Gilmore

Ordained & Installed
Bishop of Dodge City
July 16, 1998

 

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio