Scroll to bottom to navigate to different departments

Let the Children

 

Let the children come to me; do not prevent them, for the kingdom of God belongs to such as these ” (Mark 10:14).  This is my favorite scripture passage for the Sacrament of Baptism.  These words of Jesus influenced a generous family to donate the new stained glass window for Sacred Heart Chapel in the Cathedral.  This Bible verse gives many people meaning at the heartbreaking death of a child.

 

Our children.  My favorite sayings:

 

·    “We often say that our children are the future of our Church.  That is true, but they are also the present of our Church.”  I apply this saying as I ask the children to come up and assist me with my homily.

·    “I believe that God’s greatest gift to us is salvation; and second greatest is our children.”

·    “¡Hola, hola, coca cola; que te pasa calabaza!” Spanish-speaking children giggle at this silly rhyme.  A similar one in English: “See you later, alligator; after a while, crocodile!”

·    “The most important gift of parents to their children is not food in their stomachs, clothes on their backs, roofs over their heads; the most important gift is Faith, which points the children to the Lord and His gift of eternal life.”

 

Faith’s first lesson is typically from the family, through parents, grandparents, siblings, and extended family members.  The parish is called to assist, with the Catholic School or Parish School of Religion, Youth Ministries, Intergenerational Ministries, etc.  We have prominent goals in our Vibrant Ministries: Uniting our Church appeal for children, in the areas of Faith Formation and Family Life.

I ask your prayers for our children of the Catholic Diocese of Dodge City, and around the world.  They need the help of our families, parishes, and communities.  Together, we can make a brighter future for our children here on earth, and devoutly prepare them for their heavenly home.  Our Lord loves the children so much: “Then Jesus embraced them and blessed them, placing his hands on them” (Mark 10:16). 

+ Bishop John

 

 

Dejen los niños

 

Dejen que los niños vengan a Mí, y no se lo impidan, porque de los que son como éstos es el reino de Dios” (Marcos 10,14).  Este es mi pasaje favorito de las Escrituras para el Sacramento del Bautismo.  Estas palabras de Jesús influyeron a una familia generosa a donar el nuevo vitral de la Capilla del Sagrado Corazón en la catedral.  Este versículo de la Biblia le da a muchas personas un sentido en la muerte desgarradora de un niño.

Nuestros hijos.  Mis dichos favoritos:

 

  “Se suele decir que los niños son el futuro de nuestra Iglesia.  Eso es cierto, pero también son el presente de nuestra Iglesia”.  Aplico este dicho cuando les pido a los niños que vengan y me ayuden con mi homilía.

  “Creo que el mayor regalo de Dios para nosotros es la salvación; y el segundo más grande es nuestros hijos”.

  “¡Hola, hola, coca cola; que te pasa calabaza!” Los niños de habla hispana se ríen en esta rima tonta.  Una similar en Inglés: “See you later, alligator; after a while, crocodile!”

  “El regalo más importante de los padres a sus hijos no es la comida en el estómago, la ropa que llevaban puesta, los techos sobre sus cabezas; el regalo más importante es la fe, que muestra a los niños al Señor y su regalo de la vida eterna”.

La primera lección de la fe proviene típicamente de la familia, a través de los padres, abuelos, hermanos y otros familiares.  La parroquia está llamada a ayudar, mediante la Escuela Católica o la Catequesis, los Ministerios para jóvenes, los Ministerios intergeneracionales, etc. Tenemos objetivos destacados en nuestro llamado Ministerios vibrantes: Uniendo a nuestra Iglesia para los niños, en las áreas de formación en la fe y la vida familiar.

Les pido sus oraciones para nuestros hijos de la Diócesis Católica de Dodge City, y en todo el mundo.  Necesitan la ayuda de nuestras familias, parroquias y comunidades.  Juntos, podemos lograr un futuro mejor para nuestros hijos aquí en la tierra, y prepararlos devotamente para su hogar celestial.  Nuestro Señor ama tanto a los niños: “Entonces Jesús los abrazó y los bendijo, poniendo las manos sobre ellos” (Marcos 10,16). 

                                            + Monseñor John, obispo

 

 

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio