Good News and Kingdom Living

Today we celebrate Epiphany: the showing forth of the Christ Child Jesus to all the nations by the Magi (history gives us their names: Melchior, Balthasar, and Caspar).  And what is to be revealed about Baby Jesus? – the Good News!  In our second reading for today from Ephesians, St. Paul describes this Good News, this Gospel, as not only for the Jewish people, but also for “the Gentiles” (Ephesians 3:6).  But just what is this Good News, and how does the Good News call us to live?  This can be called the “kingdom of God way of life,” or Kingdom Living.

Archbishop Michael Jackels summarized the Good News in five points, and how we put that gospel into practice by another five points called Kingdom Living:

Good News:

1.    I need a Savior – on my own, I am alone and hope-less.

2.    Jesus is God became Man – Jesus is both divine and human, two natures in one divine person.

3.    Jesus died and rose to save me – by His death Jesus frees me from sin; by His Resurrection Jesus opens for me the way to a new life.

4.    Jesus invites me to believe, and I respond – to this saving faith. He gives me The Holy Spirit to help.

5.    I follow Jesus and His Church, not the world – I follow His way of life. This will lead me to the fullness of happiness, peace, and life in heaven. The Holy Spirit assists me to follow Jesus.

Kingdom Living:

1.    Daily Prayer: I need Jesus – personal prayer at least once a day.

2.    Weekly Mass: Jesus becomes a part of me; I am strengthened by the Eucharist – worthy reception of the Eucharist on Sundays and other Holy Days (or more often).

3.    Monthly Confession: Jesus forgives my sins – I make a review of my life, an examen, before the sacrament of reconciliation (recommended monthly, and whenever in a state of serious sin).

4.    Study the Bible and the Catechism: I can’t love who/what I don’t know!

5.    Witness the Good News: I lovingly share Jesus with others in forgiveness and service – being an active member of a parish community. I am impelled out of myself to others. I spread and defend the Catholic faith gently and compassionately.

In a series of articles, I will elaborate on each of the 10 points above.  Let us take to head, heart, and hands/feet the Good News and Kingdom Living of Jesus.  Let us not just “go through the motions” of our Catholic Faith in a mechanical way.  Let us evangelize others by our witness of Jesus’ saving message.  The “Newborn King” (Matthew 2:2) loves you, and all, more than you can ask or imagine!  

                                + Bishop John Balthasar Brungardt 

 

“But he said to them, ‘To the other towns also I must proclaim the good news of the kingdom of God, because for this purpose I have been sent’” (Luke 4:43).

 

 La Buena Nueva y la Vida del Reino

 

Hoy celebramos la Epifanía: la manifestación del Cristo Niño, el Niño Jesús, a todas las naciones por los Reyes Magos (la historia nos da sus nombres: Melchor, Gaspar y Baltasar).  ¿Y qué se revelará sobre el Niño Jesús? - ¡La Buena Nueva!  En nuestra segunda lectura para hoy, de Efesios, San Pablo describe esta Buena Nueva, este Evangelio, no solo para el pueblo judío, sino también para “los gentiles” (Efesios 3,6).  Pero ¿qué es esta Buena Nueva y cómo nos llama la Buena Nueva a vivir?  Esto se puede llamar la “forma de vida del reino de Dios” o Vivir el Reino.

 El arzobispo Mons. Michael Jackels resumió la Buena Nueva en cinco puntos, y cómo ponemos en práctica ese evangelio en otros cinco puntos llamados Vivir el Reino:

La Buena Nueva:

1.      Necesito un Salvador; por mí mismo, estoy solo y sin esperanza.

2.      Jesús es Dios que se hizo Hombre; Jesús es a la vez divino y humano, dos naturalezas en una persona divina.

3.      Jesús murió y resucitó para salvarme; por su muerte, Jesús me liberó del pecado; por su resurrección, Jesús me abre el camino a una nueva vida.

4.      Jesús me invita a creer, y yo respondo a esta fe salvadora. Él me da el Espíritu Santo como ayuda.

5.      Sigo a Jesús y su Iglesia, no al mundo, sigo su forma de vida. Esto me llevará a la plenitud de la felicidad, la paz y la vida en el cielo. El Espíritu Santo me ayuda a seguir a Jesús.

 Vivir el Reino:

1.      Oración diaria: Necesito a Jesús; oración personal al menos una vez al día.

2.      Misa semanal: Jesús se convierte en parte de mí; Me siento fortalecido por la Eucaristía, la digna recepción de la Eucaristía los domingos y las fiestas de precepto (o más a menudo).

3.      Confesión mensual: Jesús perdona mis pecados; hago un repaso de mi vida, un examen, antes del sacramento de la reconciliación (recomendado mensualmente, y siempre que esté en un estado de pecado grave).

4.      Estudie la Biblia y el Catecismo: ¡No puedo amar a alguien o algo que no conozco!

5.      Sea testigo de la Buena Nueva: Comparto amorosamente a Jesús con otros en el perdón y el servicio, siendo un miembro activo de una comunidad parroquial. Me siento impulsado a salir de mí mismo e ir hacia los demás. Extiendo y defiendo la fe católica con delicadeza y compasión.

 En una serie de artículos, detallaré cada uno de los 10 puntos anteriores.  Dejemos llevar a la cabeza, el corazón y las manos / pies la Buena Nueva y Vivir el Reino de Jesús.  No nos limitemos a “seguir los pasos” de nuestra fe católica de una manera mecánica.  Evangelicemos a otros con nuestro testimonio del mensaje salvador de Jesús.  El “Rey recién nacido” (Mateo 2,2) te ama a ti y a todos, ¡más de lo que puedes pedir o imaginar!  Mons. John Balthasar Brungardt, obispo.

 

“Pero él les dijo: ‘También a las demás ciudades tengo que llevarles la Buena Nueva del Reino de Dios, porque para eso he sido enviado’” (Lucas 4,43).