Scroll to bottom to navigate to different departments

Seeing, Touching, Tasting

This title is from St. Thomas Aquinas’ hymn, Adoro te Devote, referring to the Eucharist, the true Body and Blood of Christ we receive at Holy Mass.  This is the second point of Kingdom Living, our ongoing series on how to live the Gospel of Jesus Christ.  Jesus becomes a part of me at the Eucharistic Celebration weekly and Holy Days, or more often.

I occasionally hear the concern: “Mass is boring; it is the same every week!”  Father Ken Roberts, who is from England and was a fan of soccer, came to the USA and was at first bored with American football.  He would gather with priests on Sunday afternoon for the football games on TV.  Then the priests explained the rules, spoke strategy, and Father Ken got to know the players and teams.  Eventually, he loved American football as he did soccer.  It wasn’t the same boring game each week!

Similarly with the Holy Mass, but more profound.  The collect, prayer over the offerings, and prayer after communion are different each weekend.  The readings change with the lectionary cycle, covering the Old Testament and New Testament, then the homily explains the scriptures and applies them to our lives.  The music is designed to lift our voices and hearts to the Lord.  Let us attend to these differences.  Some parts are the same each week, like the Lamb of God prayer.  These prayers are so meaningful that we repeat them for deeper reflection, just as we repeat “I love you” to our family members:  would we miss this act of kindness each week, or each day?

We are strengthened as we see, touch, and taste the Real Presence of Jesus in Holy Communion.  Let us plan our week around the celebration of the Eucharist.  Let us ask Jesus for attention, insight, and passionate prayer during Holy Mass.  From St. Thomas’ other famous Eucharistic hymn, Ave Verum: “O my loving, Gentle One, Sweetest Jesus, Mary’s Son.”

Jesus said: “I am the living bread that came down from heaven; if anyone eats of this bread, he will live forever” (John 6:51).

 

Ver, tocar, gustar

Este título es del himno de Santo Tomás de Aquino Adoro te Devote, y se refiere a la Eucaristía, el verdadero Cuerpo y Sangre de Cristo que recibimos en la Santa Misa.  Este es el segundo punto de “La Vida del Reino”, nuestra serie en curso sobre cómo vivir el Evangelio de Jesucristo.  Jesús se convierte en parte de mí en la Celebración Eucarística dominical y de las fiestas de guardar, o más a menudo.

A veces escucho la queja: “La misa es aburrida, ¡es lo mismo todas las semanas!”  El P. Ken Roberts, que es de Inglaterra y era fanático del fútbol, llegó a los Estados Unidos y al principio le aburría el fútbol americano.  Se reunía con los sacerdotes el domingo por la tarde para los partidos de fútbol en la televisión.  Luego los sacerdotes le explicaron las reglas, le hablaron de la estrategia, y el Padre Ken llegó a conocer a los jugadores y equipos.  Finalmente llegó a amar el fútbol americano como lo hacía con el fútbol tradicional.  ¡No era el mismo juego aburrido cada semana!

Lo mismo sucede con la Santa Misa, pero de modo más profundo.  La colecta, la oración sobre las ofrendas y la oración después de la comunión son diferentes cada fin de semana.  Las lecturas cambian con el ciclo del leccionario, cubriendo el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, luego la homilía explica las Escrituras y las aplica a nuestras vidas.  La música se elige para elevar nuestras voces y corazones al Señor.  Veamos estas diferencias.  Algunas partes son iguales cada semana, como la oración del Cordero de Dios.  Estas oraciones son tan significativas que las repetimos para una reflexión más profunda, al igual que repetimos “te amo” a los miembros de nuestra familia: ¿Perderemos este acto de bondad cada semana o cada día?

Somos fortalecidos cada vez que vemos, tocamos y gustamos la Presencia Real de Jesús en la Sagrada Comunión.  Organicemos nuestra semana alrededor de la celebración de la Eucaristía.  Pidamos a Jesús atención, perspicacia y oración apasionada durante la Santa Misa.  Del otro famoso himno eucarístico de Santo Tomás, el Ave Verum: “¡Oh, Jesús dulce, oh, Jesús piadoso, oh, Jesús, hijo de María!”.

Jesús dijo: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo. Quien coma de este pan vivirá siempre” (Juan 6,51).

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio