Scroll to bottom to navigate to different departments

Easter and Prayer

The Spirit comes to our aid in our weakness; for we do not know how to pray as we ought” (Romans 8).  We ask often: “Will you pray for me (or my family, or my brother, or my friend)?”  We tell people: “I will pray for you (or your family, or your sister, or your friend).”  We tell ourselves: “I need to pray more; better.”  Just how do we pray?  How can we have a deeper prayer life?
Ask for a divine power to assist us...
...As we prepare to soon celebrate Pentecost, 50 days after Easter.  Jesus promised He would send the Holy Spirit to lead, guide, and comfort His people after His Ascension into heaven.  And on Pentecost, “a noise like a strong driving wind, and it filled the entire house in which they were (Acts 2).”
Our first step is to trust in divine intervention.  We put too much hope and trust in our own intelligence, ingenuity, and cleverness.  We think we are self-made people, able to ‘pull ourselves up by our own bootstraps.”  All it takes is a tragedy in life to show us how fragile and helpless we really are.  We need to look to heaven for divine guidance:
Open our hearts to the Holy Spirit:
“Then there appeared to them tongues as of fire, which parted and came to rest on each one of them.  And they were all filled with the Holy Spirit … the Spirit enabled them to proclaim (Acts 2).”  What an extraordinary sight!  The second step to prayer is to open our hearts to the Holy Spirit.  We received this Spirit at our baptism, and the fullness of the Spirit at our confirmation.  This Spirit comes to our aid in prayer, teaching us to open our souls to the Lord.  This Spirit leads and guides us our difficult journey through life.  The Holy Spirit directs our conscience toward the Lord’s path, not the world’s way.  We need to trust in the Holy Spirit each day of our lives.
Take time for Prayer:
We take time for eating and sleeping, they nourish and rest our bodies.  We take time for family and friends, they nourish our emotions.  We take time for work, recreation, exercise; they help us have a healthy life.  The third step to prayer it TIME.  Do we give time to this loving Holy Spirit?  When a married couple lives such a hectic life and spends less time together, their relationship suffers.  When a parent doesn’t have time for a child, the child follows the wrong path.  When a priest doesn’t give of himself to his flock, he doesn’t fulfill his call as shepherd.  When we all don’t give time to prayer, our relationship with the Lord is distant.  We need silent time, daily, to develop this relationship with God.  We need to listen to His inner promptings, to hear His will.  We need to be fortified by his consolations, to give us strength to carry out the difficult decisions.  The result is a life at peace in the Lord, amidst our troubled world.
Heavenly Father, thank you for the gift of your Spirit.  Jesus, as we received your Body and Blood, let us be open to your Spirit.  Holy Spirit, lead us and guide us in prayer.  We are so loved by our God!

Pascua y Oraciones

“El Espíritu viene a ayudarnos en nuestras debilidades; porque nosotros no sabemos cómo orar como deberíamos” (Romanos 8).  Nosotros decimos frecuentemente: “Haz oración por mi (o por mi familia, o por mi hermano, o por mi amiga).”  Le decimos a las personas: “Yo orare por ti (o por tu familia, o por tu hermana, o por tu amigo).”  Nos decimos a nosotros mismos: “Yo necesito hacer más oración; mejor.”  ¿Pero, como es que nosotros oramos?  ¿Cómo podemos tener una vida con más profundidad en nuestra oración?
Pidamos asistencia del poder divino:
En dos semanas vamos a celebrar Pentecostés, 50 días después de Pascua.  Jesús nos prometió que El enviaría al Espíritu Santo para dirigir, guiar y consolar a Su pueblo después de su Ascensión al cielo. Y en la fiesta de Pentecostés, “Un ruido como poderoso viento, y que llenaría la casa por completo en donde ellos estaban se escuchó” (Hechos 2).”  Nuestro primer paso es confiar en la intervención divina. Pones demasiada esperanza y confianza en nuestra propia inteligencia, ingenuidad y habilidad. Pensamos que somos personas hechas por nosotros mismos con la posibilidad de “levantarnos a nosotros mismos por nuestros propios medios.” Todo lo que se requiere es una tragedia en la vida para mostrarnos que tan frágiles y desvalidos realmente somos. Necesitamos mirar al cielo para recibir guía divina:

Abramos nuestros corazones al Espíritu Santo:
“Entonces se les aparecieron lenguas de fuego, que se separaron y posaron sobre cada uno de ellos. Y se llenaron del Espíritu Santo… El Espíritu les permitió que proclamaran  (Hechos 2).” ¡Que señal tan extraordinaria!  El segundo paso para la oración es abrir nuestros corazones al Espíritu Santo. Nosotros recibimos este Espíritu a través de nuestro bautismo, y la totalidad del Espíritu Santo en nuestra confirmación.  El Espíritu viene a nuestra ayuda en oración, nos enseña a abrir nuestras almas al Señor. Este Espíritu nos guía y nos dirige durante nuestras dificultades a través de la vida. El Espíritu Santo dirige nuestras conciencias hacia el camino del  Señor, no hacia el camino del mundo. Necesitamos confiar en el Espíritu Santo cada día de nuestras vidas.
Dense tiempo para la oración:
Nos damos tiempo para comer y dormir, eso alimenta y descansa nuestros cuerpos. Tomamos tiempo para pasar con la familia y con los amigos, eso nos alimenta nuestras emociones. Tomamos tiempo para trabajar, para divertirnos, para hacer ejercicio; eso nos ayuda a tener una vida sana. El tercer paso para la oración es TIEMPO. ¿Le damos tiempo a este amado Espíritu Santo?  Cuando las parejas en matrimonio viven una vida turbulenta y pasan menos tiempo juntos, su relación de pareja sufre. Cuando un padre no tiene tiempo para su hijo o hija, sus hijos siguen el camino equivocado. Cuando un sacerdote no se entrega a sí mismo a sus parroquianos, el no llena su llamado para ser pastor. Cuando no nos damos tiempo para la oración, nuestra relación con el Señor es distante.   Necesitamos ese tiempo en silencio, diario, para desarrollar esta relación con Dios.  Necesitamos oír Sus reclamos internos, para escuchar Sus deseos. Necesitamos ser fortificados con su consolación, para darnos fuerza para enfrentar decisiones difíciles. El resultado es una vida en paz en el Señor, en medio de nuestro mundo problemático.
Santísimo  Padre, muchas gracias por el don de tu Espíritu.  Jesús, cuando recibimos tu Cuerpo y Sangre permítenos estar abiertos a tu Espíritu.  Espíritu Santo guíanos en oración.  ¡Dios nos ama!

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio