Scroll to bottom to navigate to different departments

Bishop,

Are you kidding me?

Simplicity of Life?

Simplicity of life in the priesthood?  But money and my things are important to me!  Well, I guess they aren’t important -- just useful.  True, my family and friends are more important than money and possessions.  And yes, God is the most important.  But how can I focus on God, people and my faith in this materialistic world?

When I was a young adult, I bought a new car.  I had paid off my school loans, and had just received a raise at work.  I drove my new car to my brother’s house 100 miles away to show it off, but he wasn’t home. I didn’t care, since I was so pleased that I had a new car!
The next morning I woke up, thought about my new car, and said to myself, “Self, big deal; I have a new car.”  
I was quite shocked that this car did not give me lasting happiness, that this material possession did not fulfill me. Less than 24 hours after I bought the car, it was no big deal to me!
Jesus said, “For where your treasure is, there also will your heart be” (Matthew 6:21). As I listened to God’s call to the priesthood, I found what my treasure is -- being a priest, giving myself to Jesus as priest, prophet, and shepherd, caring for His flock. Since my heart is in this treasure, the priesthood, I find happiness. Not a short-term pleasure, not a fleeting high, but a lasting joy.
Guys, let go of an emphasis on possessions.  Listen in prayer to what treasure God has planned for you - to be a priest or to be a husband and dad. Jesus will tug your heart toward this treasure, and you will find lasting happiness, joyous fulfillment.
Jesus wants this for you; He loves you more than you can ask or imagine!

¡Oiga, Señor Obispo!

¿Está bromeando?

¿La sencillez de la vida?

¿La sencillez de la vida en el sacerdocio?  ¡Pero el dinero y mis cosas son importantes para mí!  Bueno, tal vez no son importantes — pero útiles.  Es verdad que mi familia y mis amigos son más importantes que el dinero y posesiones.  Y es verdad que Dios es el más importante.  ¿Pero cómo me puedo enfocar en Dios, en la gente, y en mi fe en este mundo tan materialista?


Cuando era joven, me compre un coche nuevo.  Había pagado mis préstamos estudiantiles, y
apenas había recibido un aumento en el trabajo.  Me fui de paseo en mi coche nuevo a la casa de mi hermano, que estaba a 100 millas, para presumir mi coche, pero no estaba en casa.  ¡No me importó, porque estaba muy contento de tener un coche nuevo!  
A la mañana siguiente me desperté y pensé en mi coche nuevo, y me dije, “Yo mismo, no es nada del otro mundo; tengo un coche nuevo.”
Me sorprendió que este coche no me diera una felicidad duradera, que esta posesión material no me satisfacía.  ¡A menos de 24 horas de haber comprado el coche, ya no era nada del otro mundo para mí!
Jesús dijo, “Pues donde esté tu tesoro, allí estará
también tu corazón” (Mateo 6:21).  Conforme al
escuchar el llamado de Dios a ser sacerdote, encontré que es mi tesoro — ser un sacerdote, entregándome a Jesús como sacerdote, profeta, y pastor, cuidando Su rebaño. Como mi corazón está en este tesoro, el
sacerdocio, encuentro la felicidad.  No es un placer temporal, no es una emoción pasajera, pero es una alegría duradera.
Jovenes, dejen esa énfasis en las posesiones.  
Escuchen en oración el regalo que Dios tiene planeado para ustedes – el ser un sacerdote o un esposo y un padre.  Jesús llevará su corazón hacia este regalo, y van a encontrar la felicidad duradera y la plena satisfacción.  
Jesús quiere esto para ustedes. ¡Él los ama más de lo que ustedes puedan pedir o imaginarse!  

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio