Scroll to bottom to navigate to different departments

 First Words

 Parents look forward to the first words of their child.  First words have an unusual, an uncanny, staying-power.  You know this.  We all know this. 

We treasure St. Mark’s Gospel for this reason.  The earliest of the Gospels, it was the first to give us the first words of Jesus as he opened his public ministry.  (Mark 1: 14-15)

The time is full, he said.  The time has come.  The time is now.  The Kingdom of God is close, it is near, it is at hand.  Repent and Believe this good news, this Gospel.  His first words are few, but his first words are a bottomless deep. 

Repent is movement in our souls.  We move away from being swallowed up by the things of this, our world.  We move toward the things of His world, the divine world.  The word suggests a “break” with our personal past. It is a profound change-of-mind.  We usually think of this complex thing as a personal Conversion.

Repent is real sorrow for sin: for wanting things our way, instead of His way.  That was the Original Sin, and it remains the stuff of every personal sin since.  And the sorrow implies a real resolve to avoid sin in the future.  It would be a sorry Sorrow without that resolve. 

Repent is a growing thing.  It is a slow transformation.  It has ups and downs unique to each of us.  God is with all who struggle to change, with all who allow the Lord to make his way, their way. 

Repent is a question.   How do you know if it is genuine, this conversion of yours?  The answer is simple, really.  Jesus spoke of trees and of fruits.  Have your lives changed so as to reflect the words of the Gospel, have they changed you from within?  By their fruits, ye shall know them.

Primeras palabras

Los padres esperan con ansias las primeras palabras de su hijo.  Las primeras palabras tienen un poder de permanencia extraño e inusual.  Usted lo sabe.  Todos lo sabemos. 

Valoramos el Evangelio de San Marcos por este motivo.  El más antiguo de los Evangelios fue el primero en darnos las primeras palabras de Jesús al abrir su ministerio público.  (Marcos 1, 14-15)

Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios:  arrepiéntanse y crean en la Buena Noticia.  Arrepiéntanse y crean esta buena noticia, este Evangelio.  Sus primeras palabras son pocas, pero sus primeras palabras son profundas. 

Arrepentirse es un movimiento en nuestras almas.  Nos alejamos para no ser tragados por las cosas de este, nuestro mundo.  Nos movemos hacia las cosas de Su mundo, el mundo divino.  La palabra sugiere un “quiebre” con nuestro pasado personal. Es un profundo cambio de mentalidad.  Solemos pensar en esta cosa compleja como una conversión personal.

Arrepentirse es un dolor real por el pecado: por querer las cosas a nuestra manera, en lugar de hacerlo a Su manera.  Ese fue el Pecado Original, y sigue siendo el objeto de cada pecado personal desde entonces.  Y el dolor implica una resolución real para evitar el pecado en el futuro.  Sería un Dolor triste sin esa resolución. 

Arrepentirse es algo que crece.  Es una transformación lenta.  Tiene altibajos únicos para cada uno de nosotros.  Dios está con todos los que luchan por cambiar, con todos los que permiten que el Señor haga su camino, a su manera. 

Arrepentirse es una pregunta.   ¿Cómo sabe si esta conversión suya es genuina?  La respuesta es simple, realmente.  Jesús habló de árboles y de frutos.  Usted ha cambiado su vida para reflejar las palabras del Evangelio, ¿estas palabras le han cambiado desde dentro?  Por sus frutos los conoceréis.

 

 

Christmas: The Feast of the Little Word

Dear Friends:

   Family conversations differ from other conversations.  The greater the intimacy, the more its members depend on special words, code words, in-house words to convey their meaning.  Others in the family will supply the context, and all that is unsaid.   Inside the home, everyone understands why Susan is called “Snuggles.”

    When the Lord made the world, he created Adam and Eve, and he took an obvious delight in them and all who followed after them.  He made them his own people, he took them up into his own Trinitarian family. 

    When the Lord came to redeem the world, it was only natural that he did so in a way a family would understand.  He sent his one Word into the world: verbum caro factum est, we used to say … this Word became flesh.   

    Christmas is the feast of the All of God condensed in the most charming of ways, into a tiny baby.  In the house, at home, we can speak of the infant as the Verbum Abbreviatum, as the Little Word.  I am lost in Wonder at that.  May you and yours be lost there with me. 

    Merry Christmas!

 

El verbo abreviado

 

Queridos amigos,

Conversaciones en familia son diferentes a otras conversaciones.  Entre mas grande la intimidad, mas dependen sus miembros de palabras especiales, expresiones conocidas, de palabras que se usan solo dentro de la casa para explicar algo.  Otros en la familia contribuyen al contenido y a todo lo que no se dice.  Dentro de la casa, todos entienden porque Susana tiene el sobrenombre de “Cariños.”

Cuando el Señor hizo la tierra, formo a Adán y Eva, y se deleito en ellos y en todos aquellos que vinieron después.  Los hizo parte de su propia gente, los llevo con su propia familia Trinitaria. 

Cuando el Señor vino a redimir al mundo, era solo natural que lo hiciera de la manera que una familia lo pudiera entender.  Envió a su propia Palabra al mundo: verbum caro factum est, como decíamos antes… el Verbo se hizo carne. 

La Navidad es la fiesta de Todo Dios condensado en una forma encantadora, en un pequeño bebe.  En la casa, en familia, podemos hablar del pequeño bebe como Verbum Abbreviatum, el verbo abreviado, palabra corta.  Estoy perdido en un Asombro sobre eso.  Ojalá que ustedes y sus seres queridos se pierdan también conmigo. 

¡Feliz Navidad!

 

 

‘In the very air we breathe’

 You can meet your neighbor or your God in a Church, or in a Chapel.  You can meet them in a classroom, or in a living room.  You can meet them on a field, or on a street corner.  All these places we can understand. 

St. Paul once suggested another “place,” however, and we have trouble with what he said.  There we will be caught up with them in the clouds, to meet the Lord in the air. (1 Thessalonians 4: 17)  What are we to make of this “place,” this “in the air?”  It is something to conjure with, something to dream on. 

What “is” air, anyway?  We can’t see it.  We can’t smell it.  We can’t taste it.  But we breathe it in and out twelve to eighteen times a minute.  We are moving in it at all times.  Without it, we could not live. 

It is made of atoms and molecules, they say.  Air is that mix of gases surrounding the earth, a blend of nitrogen and oxygen mainly, along with some moisture and some dust.  They have mass and weight because they are material.  They are hitting us at all times, but we feel no pain because they are quite far apart from one another, they are low in density.  They are held in place by earth’s gravity, just as we are. 

Even though material, air thus becomes a gossamer door into what is spiritual.  The air is on the border of matter and spirit.  It “is” that border.  Gases rise above their denser, clumsier, noisier cousins … rocks that are too heavy to lift, and palm trees that stand but cannot walk, and lions that roar before the hunt. 

It is in their thin layer that we meet the Lord and our neighbors, Paul says.  Jesus Christ, material and spiritual, human and divine, He is that border, that meeting place.  There we find faith.  There we find hope. There we find love.  In Him.  He is as everywhere as air.  He is as full of life as air.  He is as full of energy as air.  He is as full of movement as air.  He is as full of wonder as air.  It almost seems he is the very air we breathe.  So, breathe, friends, and meet, and pray.

 

‘Él está tan lleno de sorpresas como el aire’

Usted puede encontrar a su prójimo o a su Dios en una Iglesia, o en una Capilla. Usted puede encontrarlos en un salón de clases, o en una sala. Usted puede encontrarlos en un campo, o en la esquina de una una calle. Todos estos lugares, podemos entenderlo.  

   San Pablo una vez sugirió otro “lugar”, de igual manera, y tenemos dificultad con lo que él dijo.  Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, (1 Tesalonisenses 4: 17)  ¿Qué vamos a hacer de este “lugar”, este “en el aire?” Es algo para admirar, algo para imaginárselo.

   ¿Qué “es” aire, de todas maneras? No podemos verlo. No podemos olerlo. No podemos saborearlo. Pero lo respiramos doce a dieciocho veces por minuto. Nos movemos en él todo el tiempo. Sin él no  podemos vivir. 

   Este está hecho de átomos y moléculas, dicen ellos. Aire es esa mezcla de gases rodeando la tierra, una combinación de nitrógeno y oxígeno principalmente, junto con algo de humedad y algo de polvo. Tienen masa y peso porque son materia. Nos golpean todo el tiempo, pero lo sentimos sin dolor porque están separados uno al otro,  son de baja densidad.  Son sostenidos en un lugar por la gravedad de la tierra, así como estamos nosotros.  

   Aunque  materia dura, el aire sin embargo se convierte en una puerta ténue hacia lo que es espiritual. El aire está al borde de la materia y espíritu. “Es”   ese borde. Los gases se elevan hacia su primos más densos, más desastrosos, más ruidosos…piedras que son muy pesadas para levantar, y árboles de palmas que se sostienen, pero no pueden caminar, y leones que rugen antes de la caza. 

            Es en su fina capa que encontramos al Señor y a nuestro prójimo, dice Pablo. Jesucristo, materia y espíritu, humano y divino, Él es esa frontera, ese lugar de encuentro. Allí encontramos fe.  Allí encontramos esperanza. Allí encontramos amor. En Él . Él está en todas partes como el aire.    Él está tan lleno de vida como el aire. Él está tan lleno de energía como el aire. Él está tan lleno de movimiento como el aire. Él está tan lleno de sorpresas como el aire. Pareciera que el fuera como el mismo aire que respiramos.  Así es que respiren, amigos, reúnanse y oren. 

Prayer, Reflection, Sacrifice

 

 

Some days we are just unsettled and restless.  We are leaden, sad, and heavy.  We can’t work.  We can’t think.  We can’t pray. 
Do we just accept all that as the will of God for us today?  Just grit our teeth, and writhe in pain, and hold on until it passes?  “No,” said St. Ignatius of Loyola.  He urged us to get off the couch, to be up and about, to do something about it.   
Three “somethings,” in fact.   
We should pray, he said, even if we don’t feel like it.  And we usually don’t.  We experience, rather, a sense of helplessness and hopelessness.  We should petition the Lord to remove this desolation from us.  Such turning toward God in prayer counters directly any sense of separation from God.  We should never give up trying to be close to God, who never gives up trying to be close to us.   
We should think, he said, even if we don’t feel like it.  Think especially of those truths of Faith, those words of Scripture, those memories of our own life history, whatever reveals God’s love for us, and so lifts up our heavy hearts. These down days can also make us more aware of the things in us that hold us back from God, more aware than the up days can.  We often fool ourselves in thinking we are wholly His, when we really hold so much back.  We are practiced masters of self-deception.  Knowing this in detail can set us free. 
We should sacrifice, he said, even if we don’t feel like it.  What we want most in any time of desolation is “relief,” and what we do most is to seek that relief in something outside ourselves, some escape into diversion, into busyness, into the media, or into various gratifications that are more or less healthy. We usually run away from God.  We run from communion with him, when that communion gets hard.  What we need most is the courage to deny that fixed habit of running away.  Hence, a suitable sacrifice, known only to you and to God, one that counters the very tendency to flight. 
So, Prayer, Reflection, Sacrifice: three Somethings.  They give us a fighting chance to turn our down times into up times. 

 

Oración, Reflexión, Sacrificio

 

 
Algunos días estamos un poco inestables e inquietos. Estamos agobiados, tristes y pesados. No podemos trabajar. No podemos pensar. No podemos rezar. 

¿Aceptamos todo eso como la voluntad de Dios para nosotros hoy? ¿A caso aprieta usted sus dientes, y se retuerse en dolor, y espera hasta que pase?  “No,”  dice San Ignacio de Loyola. Él nos invita a pararnos del sofá, estar dispuestos a hacer algo sobre eso. Tres “cosas” en efecto. 

Debemos orar, él dijo, aunque no sentimos hacerlo. Y nosotros, usualmente no lo hacemos. Experimentamos, a cambio, un sentido de impotencia y desesperanza. Deberíamos pedirle al Señor que remueva esta desolación de nosotros.  Como dirigirnos hacia Dios en mostradores de oración directamente cualquier sentido de separación de Dios. No debemos nunca darnos por vencidos tratando de estar cerca a Dios, quien nunca se da por vencido para estar cerca de nosotros. 

Debemos pensar, él dijo, aunque no sentimos hacerlo.  Piense especialmente en las verdades de la Fe, aquellas palabras de la Escritura, aquellos recuerdos de nuestra propia historia de vida, lo que sea que revele el amor de Dios por nosotros, y que eleva nuestros corazones pesados. Estos días malos pueden también ponernos más alertas de las cosas en nosotros que nos separan de Dios, más alertas que los dias buenos pudieran hacer. A menudo nos engañamos nosotros mismos pensando que somos totalmente Suyos, cuando realmente retenemos tanto. Somos maestros practicados de la propia decepción.  Sabiendo esto en detalle, puede  liberarnos. 

Debemos sacrificarnos, él dijo, aunque no sentimos hacerlo.  Lo que más queremos en cualquier momento de desolación es “alivio” y lo que más hacemos es buscar ese alivio fuera de nosotros, algún escape, en la diversión, en lo ocupado, en los medios de comunicación, o en varias gratificaciones  que son más o menos saludable.  Usualmente nos alejamos de Dios. Nos alejamos de la comunión con él, cuando esá comunión se vuelve difícil. Lo que más necesitamos es el valor para negar ese hábito fijo de alejarnos.  Por lo tanto, un sacrificio apropiado, conocido sólo por usted y por Dios, uno que cuente cada tendencia a volar. 

Así es que Oración, Reflexión, Sacrificio: tres Cosas. Ellas nos dan la oportunidad para luchar a cambiar nuestros tiempos malos por tiempos buenos. 

 

‘Sing that new song’

Blessed are those whom the Master finds awake when he comes.  Familiarity, repetition, routine, just life itself … these can make our eyelids heavy.  We are often half awake, at best. 

But, we were made to be alert to all that is real.  All knowing begins in the world around us.  But when it comes to the Creator of this world around us, the one who loved us into existence, and to the Redeemer of this world around us, the one who loved us into eternal life, and to gratitude in this world around us, the one thing that is the normal response to each of them: when it comes to these, we doze and nod and tend to miss it all.

They will sing to him a new song, the psalmist said.  It is a new song we must sing.  One never before sung.  One never before heard.  One that draws from the best that is in us.  One that only you can sing. 

The “best” in us?  We normally don’t know very well what to do with our own onlyness, our own uniqueness.  We were never before seen in this world, and we will never again be seen after our death.  We are like snowflakes, and fingerprints.  No two are the same.  No two husbands are the same.  No two wives are the same.  No two children are the same.

There should be no real competition between any two of us.  Each of us competes, in fact, only with himself.  Living (plumbing, wiring, roofing, writing, husbanding, mothering, teaching, priesting, praying), any of these must be developed slowly, during days that drip away slowly.  They develop through trial and error.  They develop through practice.  We must find and follow the deep patterns that are unique to each of us. 

John McPhee, an old writer now, put it this way.  My advice is, never stop battling for the survival of your own unique stamp.  Sing that new song.

 

‘Canten un Nuevo Canto’

Bienaventurados aquellos siervos a quienes el señor los encuentre velando cuando llegue. Familiaridad, repetición, rutina, la vida misma…estos pueden tornar pesados sus párpados. A menudo estamos medio despiertos, a lo más.  

Pero, fuimos creados para estar alertlas a todo lo que es real. Todo lo conocido comienza en el mundo que nos rodea. Pero cuando se refiere al Creador de este mundo alrededor de nosotros, el que nos quiso en la existencia, y hacia el Redentor de este mundo alrededor nuestro, el que nos amó hacia la vida eterna, y hacia la gratitud de este mundo que nos rodea,  la única cosa que es la respuesta normal a cada una de ellas: cuando  esta se acerca, nos adormitamos e inclinamos la cabella y tendemos a perderlo todo .

Ellos le cantarán a él un Nuevo canto, dice el salmista.  Ese es un Nuevo canto que debemos cantar. Uno Nuevo canto nunca cantado antes. Uno Nuevo canto nunca escuchado antes. Un Nuevo canto que atraiga  lo mejor que está dentro de nosotros.  Uno que sólo usted pueda cantar. 

¿Lo “mejor” en nosotros?  Normalmente nosotros no sabemos muy bien que hacer con nuestro propio interior, nuestra propia originalidad. Nunca antes hubieramos visto en este mundo, y  nunca  jamás hubieramos sido vistos después de nuestra muerte. Somos como el copo de nieve, y las huellas digitales. Ninguna de las dos son lo mismo. NInguno de los dos esposos son lo mismo. Ninguna de las dos esposas son lo mismo. Ninguno de los dos hijos son lo mismo.  

No debe haber competencia verdadera entre nosotros dos. Cada uno de nosotros compite, en efecto, solo consigo mismo. Viviendo (plomeria, cables, techando, escribiendo, atendiendo al marido, haciendo el papel de madre, enseñando, siendo sacerdote, orando), cualquiera de estas deben ser desarroladas lentamente, durante los  dias  en que gotee lentamente. Ellos desarrolan verdadera prueba y error. Ellos  se desarrollan por medio de la práctica. Debemos encontrar y seguir los moldes  profundos que son únicos para nosotros.   They develop through practice.  We must find and follow the deep patterns that are unique to each of us. 

John McPhee, un escritor mayor ahora, lo puso en esta manera. Mi consejo es que nunca, se detengan para luchar por la sobrevivencia de nuestro propio y único sello. 

 

Bishop Emeritus Ronald M. Gilmore
Bishop Emeritus
Ronald M. Gilmore

Ordained & Installed
Bishop of Dodge City
July 16, 1998

 

Diocese of Dodge City


910 Central PO Box 137 Dodge City, KS 67801 | 620-227-1500

Site by Solutio